Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo

En el proyecto “Cuatro patas, mil sonrisas” atendemos a infancia y adolescencia con diferentes necesidades en su desarrollo. Se unen la Terapia Asistida con Animales (TAA) a la atención a niñas y niños que presentan alguna dificultad, independientemente de si existe un diagnostico previo.

Aunque un alto porcentaje de menores que acuden presentan un Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), al menos en torno a un 5-10 % de los casos cada curso, presentan miedo o fobia especifica a los perros.

Miedo a los perros

En ocasiones, existe una situación negativa que se asocia al miedo y en otros casos, la familia o el/la menor no sabe especificar que haya habido ningún evento que haya desencadenado ese miedo.

En muchos de los casos, las familias no tienen especial atracción hacia los perros y la parte referida al aprendizaje de conductas, tiene una parte relevante. Es por ello, que en la intervención, la familia cuenta con un rol muy importante y un gran apoyo para las profesionales.

El procedimiento a seguir es similar en todos los casos aunque se adapta a las situaciones que generan ansiedad de forma especifica a ese/a menor. Lo importante como en todo proceso, es crear una alianza positiva y generar confianza, ya que en nuestro caso, sabe que en lugar al que acude hay perros y otros animales.

Es de vital importancia conocer los intereses y reforzadores de ese niño o niña para poder partir de sus intereses y poder realizar un acercamiento progresivo a las diferentes situaciones que previamente hemos jerarquizado para ir poco a poco afrontando.

En algunos casos, el trabajo se complementa con el aprendizaje de técnicas de relajación que se practican en sesión y que se practican en casa, además de pautas y herramientas de actuación en la calle o portal, lugar en el que se encuentran con perros con más facilidad.

Si el trabajo se realiza de forma profesional y atendiendo al ritmo de cada menor, de forma progresiva las situaciones que anteriormente generaban miedo van reduciéndose de intensidad. Incluso desapareciendo aumentándose las respuestas de relajación ante diferentes perros y en diferentes situaciones.

Sesiones divertidas

En las imágenes podéis ver el paseo a patines que dimos alrededor de nuestras instalaciones, ya que el patinaje es una de las actividades preferidas por lo que, qué mejor que dar un paseo en patines con Lua y Nipón.

marzo 12, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *